El Inquisidor - Noticias
Yerba Buena, 22/oct/2020

América latina: la próxima década está perdida
Locales

América latina: la próxima década está perdida

El Inquisidor - América latina: la próxima década está perdida

14-09-2020


La vicepresidenta del Banco Mundial describió un panorama oscuro sobre el impacto de la pandemia de Covid-19 en los próximos años en América latina.El panorama para los próximos años que describió Reinhart y los números con los que América latina deberá afrontar la pospandemia son realmente desalentadores.

"Estamos frente a una década perdida en lo económico y en lo social", dijo la funcionaria, para luego describir, con datos duros, la grave situación en la que el Banco Mundial entiende que quedará la región. 

Algo de lo que dijo:

  • "Estamos ante la peor contracción económica de la región en 100 años: 9,1 por ciento será la caída del producto interno bruto regional".
  • "Las exportaciones van a caer al menos un 23 por ciento". 
  • "El desempleo va a subir para afectar a 44 millones de latinoamericanos".
  • "La pobreza va a aumentar por la pandemia en 45 millones para afectar a 230 millones de personas, de las cuales 96 millones estarán en la pobreza extrema, muchas de ellas, mujeres, la parte de la sociedad más afectada".
  • "La desigualdad va a aumentar cinco por ciento".
  • "Y lo más delicado en materia de oferta: 2,7 millones de pequeñas y medianas empresas van a cerrar, muy especialmente microempresas".
  • "40 millones de hogares no están conectados ni tienen acceso a internet de buena calidad, la mayoría en los quintiles más pobres de la sociedad".
  • "32 millones de niñas, niños y adolescentes no están pudiendo hacer teleeducación".
  • "33 millones de personas en América latina van a caer de los estratos medios a la pobreza, de tal manera que ocho de cada 10 personas en la región (490 millones) van a requerir de un ingreso básico y de políticas universales".

En la conferencia, Reinhart dijo que América latina está inmersa en una "crisis sistémica, tanto de oferta como de demanda" y que la pandemia "ha evidenciado la urgencia de buscar un nuevo paradigma de desarrollo bajo la premisa de un gran impulso por la sostenibilidad económica, social y ambiental".

En toda la conferencia, de la que participó de manera online desde Washington, Reinhart repitió varias veces el tema del ingreso universal básico para la gente en la pobreza.

Respecto de las medidas que el Banco Mundial propone para aplacar la crisis pospandémica, Reinhart dijo que la estimulación de la demanda debe llegar por el lado del "impulso ambiental y de la sostenibilidad". En la entidad entienden que la inversión y la creación de empleo son el camino.

Los sectores que generarán más empleo y, por lo tanto, se deben estimular más son:

  • La infraestructura digital.
  • Las energías renovables.
  • El transporte y la movilidad
  • Sectores básicos como la salud.

"Hemos comprendido que la región invierte muy poco en salud: sólo el tres por ciento del PIB, muy por debajo de lo que se está usando para pagar los intereses de la deuda externa", dijo. 

Ingreso básico de 150 dólares

Siempre por el lado de la demanda, Reinhart remarcó que se debe "mantener el consumo de los hogares con un ingreso básico a todas las personas en situación de pobreza equivalente a 150 dólares al mes".

"Es para unos 230 millones de personas en la región, complementado con un bono contra el hambre que sería de 47 dólares al mes", agregó.

Entre las medidas para estimular la oferta, dijo que se debe apoyar a las pequeñas y medianas empresas, especialmente a las microempresas, con "subsidios, exenciones de impuestos y financiación con períodos de gracia".

"Son claves las políticas redistributivas para ir hacia una protección social universal, sobre todo en salud. Por eso necesitamos un sistema fiscal mucho más progresivo y efectivo que elimine la evasión fiscal, que es altísima en la región: del 6,1 por ciento del PIB", dijo Reinhart. 

Según la economista, 325 mil millones de dólares se van de la región por año por evasión fiscal, por lo que hay que obligar a las empresas a que "paguen sus impuestos donde logran las ganancias de productividad".

"Se requieren acuerdos multilaterales para proveer a la sociedad de bienes públicos globales, que son la salud, la paz, la estabilidad financiera, la seguridad climática y la igualdad", explicó.

Reinhart habló luego del actual presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, quien había dicho horas antes que quería "sociedades más abiertas".

La economista lo nombró de manera explícita y dijo: "En realidad, hay que entender que el mundo se está reorganizando de otra forma, en tres regiones: América del Norte, Europa y Asia-Pacífico, y que habrá cada día más confrontación en términos de disputas comerciales y tecnológicas".

"Nuestra región tiene que entender cómo se va a relacionar en esta nueva geografía económica, y darse cuenta de que la integración regional hoy deja mucho que desear", dijo, y agregó: "Estamos muy fragmentados".

Explicó que mientras en Europa el comercio intrarregional es del 60 por ciento, y en Asia del 49 por ciento, en América latina es del 13 por ciento. "Sólo el 13 por ciento de lo que vendemos es con otro país de la región: cayó 28 por ciento en un año", dijo.

Stiglitz y programas precisos

A su turno, Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía y profesor de la Universidad de Columbia, también hizo foco en la economía verde como salida de la crisis.

El referente económico del actual ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, dijo que "hay que diseñar programas precisos, oportunos y sensibles a las diferencias entre los distintos sectores". 

Para salir, dijo, hay que entender que todos en el mundo están "en el mismo barco".

"El Covid-19 nos ha demostrado que el virus atraviesa el planeta, y el problema del clima también: tenemos una economía global, no nos recuperaremos de la pandemia hasta que se recupere el mundo, por eso debe entender la comunidad internacional que todo el mundo se debe recuperar para que todos crezcan", explicó.