PREVENCIÓN DE TORMENTAS EN YERBA BUENA

Se puede aseverar que el principal problema de infraestructura urbana de esta ciudad lo constituye la incapacidad de evacuar las intensas precipitaciones pluviales que se suceden durante los meses de verano, y que transforman a la Av. Aconquija en un verdadero canal a cielo abierto, ya que recolecta todas las escorrentías de la zona Norte de Yerba Buena y las conduce hacia el Este en dirección al Canal de Desagüe Sur, que lo separa del municipio de San Miguel de Tucumán.

Locales 10-02-2020
PREVENCIÓN DE TORMENTAS EN YERBA BUENA - El Inquisidor

La ciudad de Yerba Buena constituye un conglomerado urbano de una población de alrrededor 125.000 habitantes actuales, emplazada al pie del cerro San Javier, que la limita por el Oeste y constituye una prolongación urbana de San Miguel de Tucumán, que la limita por el Este. Es un rectángulo de aproximadamente 5 Km. de longitud Este – Oeste y 3 Km. de ancho Norte – Sur.

Durante el verano 2020 se amplió el tratamiento sobre la seguridad en caso de tormentas y otros siniestros en la ciudad pedemontana de Yerba Buena. Según la palabra del secretario de seguridad ciudadana Mauricio Argiró la situación no llevó graves daños en lo que va de esta estación estival. 

El cerro San Javier, con sus 1500 m.s.n.m. actúa como una barrera climática que induce a intensas precipitaciones sobre su faldeo, producidas por los vientos cargados de humedad que llegan a la zona con dirección Sudeste – Noroeste. Por ello a la ciudad de Yerba Buena le corresponde una isohieta de 1000 mm. anuales con 5 o 6 tormentas de alta intensidad durante el período de verano, que según la estadística de varios años nunca fueron menores de 2 y no mayores de 8.

Estas tormentas (lluvias intensas y de duración prolongada) producen frecuentes anegamientos en el sector urbano, que se desea corregir con un plan de obras de saneamiento pluvial.

 

 

            La creciente urbanización y la pavimentación de algunas calles  agravan este fenómeno de inundaciones, ya que se disminuye paulatinamente año a año las áreas de infiltración y se favorece la concentración de las escorrentías que son de agua de lluvia y contaminantes.

            Estas continuas y frecuentes precipitaciones traen aparejado numerosos inconvenientes de tránsito, que altera la vida comercial y ciudadana de Yerba Buena, prácticamente durante todo el verano. Hasta dos o tres horas de cesadas las tormentas, se interrumpe totalmente la posibilidad de circular de Este a Oeste por el carril norte de la Av. Aconquija, que es la que colecta toda el agua de lluvia proveniente del sector Norte del municipio. Inclusive se torna casi imposible la circulación peatonal, ya que las aguas escurren de cordón a cordón.

            No es menos importante los enajenamientos y des encauces, que se producen en otras zonas críticas que se pueden visualizar en  este Informe.

            Se suma a esta problemática la situación de inestabilidad que se está produciendo en algunos puentes, verbi gracia el puente de la ruta 338 en su cruce con el Río Muerto,  puente de la calle Rioja en su cruce con el canal Yerba Buena, el puente existente sobre el canal Cainzo – Las Piedras en su confluencia con el canal Anta Yacu, y otros problemas hidráulicos causados por los malos diseños de encuentros de canales.

HISTORIA: 

 

El sistema actual de desagüe comprende a dos tipos de canalizaciones, el primero es aquel que da continuidad a quebradas que bajan del cerro San Javier, como ser el canal Cainzo – Las Piedras, el canal Anta Yacu, el canal Horco Molle, por el norte, y el Río Muerto y canal Yerba Buena por el Sur. Todos tributarios del Canal Sur, que tiene como cuerpo receptor al Río Salí.

            El segundo tipo de canalización, corresponde a desagües de las aguas que precipitan en la misma ciudad. Desagüe de la Av. Presidente Perón por su vereda norte, calle Perú y canal de Radio Nacional, canal por platabanda de Av. Aconquija, canal del Bvd. 9 de Julio, calle canal Diagonal Apolo, y canal San Luis. Todos ellos tributarios del colector principal, Canal Sur.

            Este sistema de canalizaciones, algunas a cielo abierto y otras entubadas o soterradas, conforman las sub-cuencas urbanas y periurbanas  que tienen una pendiente dominante NO – SE, sentido que adoptan las escorrentías superficiales, y que actualmente el tejido urbano las canaliza en dirección Norte - Sur y Oeste – Este.

            A este sistema confluye el canal de San José, que conforma con el canal Sur y el canal Norte, el sistema interceptor por el Oeste y el Norte respectivamente de la ciudad de San Miguel de Tucumán.

            Casi un 75 % del sistema de desagüe del canal Sur estuvo constituido por canales revestidos en hormigón, y hoy gran parte de este revestimiento ha sido destruido por las aguas.

            Otra característica que conviene remarcar, es que este sistema de desagües pluviales no solo tiene problemas de capacidad de conducción hidráulica, sino que presenta en algunos tramos problemas de auto limpieza, sobre todo en su último tramo antes de la desembocadura al Río Salí.

 

 

El Inquisidor

Redes Sociales